Inauguraci​ón a la Exposición Individual de Joel Rendón | La Contra Guadalajar​a

octubre 29th, 2013  | 
invitación_joel_rendon_guadalajara
La Caja Galería y la Contra Guadalajara te invitan a la
Inauguración a la Exposición Individual de Joel Rendón “Retrato Familiar”
 
Próximo 8 de Noviembre a las 7.00 PM
José Guadalupe Zuno 2129
Col. Americana
Guadalajara, Jal. México
Tel: (33) 3615-3754
 
www.lacontravinos.com
www..lacajagaleria.com

De Vino y Momentos / ¿Vaso o copa? por Dante Ferrero

octubre 26th, 2013  | 

De Vino y Momentos / ¿Vaso o copa? por Dante Ferrero

Hace unos meses, cuando estuve en el norte de Italia, me tocó que en mucho lugares me sirvieran el vino en vasos pequeños de vidrio grueso.

Recordé cuando era niño, allá en Argentina, la mesa del diario en una casa cualquiera, con sus clásicos de todos los días: mantel de tela cubriendo la mesa por completo, canasta con pan, botella o jarrita con vino, agua mineral en sifón, un poco de queso y salami reposado. Era el comienzo de cada comida y los vasos para el vino suplantaban a las copas en ese ritual.

Claro, era un vino muy simple, que en ocasiones no tenía muchas especificaciones de uvas o elaboración, pero a lo largo de los años hubo variaciones en la cultura y se disminuyó la cantidad consumida, pero aumentó la calidad del mismo.

Retomando el tema del vaso, en lo personal no me molesta en lo más mínimo tomar un poco de vino en un buen vaso de vidrio, aunque claro que prefiero la copa, especialmente si es un buen caldo.

Y lo de la copa tiene su porqué; usarla no es un tema de glamour ni mucho menos, cada copa tiene su función. De hecho, los especialistas han desarrollado una especial para cada variedad de vino e, incluso, se han fabricado algunas ediciones para cosechas determinadas.

Pero con tener dos tipos de copas para empezar está bien: unas “flautas” -las delgaditas y alargadas- para los espumosos y unas de tulipa para los no espumosos, pudiendo también agregar una tercera opción, que serían las de tulipa, pero un poco más chicas, para el vino blanco.

Las características de la copa a considerar, que pueden ayudar más a su “relación” con el vino o a poder disfrutarlo de mejor manera, son un delgado espesor y, de ser posible, que el borde -donde uno apoya los labios- no tenga una línea con mayor grosor; este borde también debe estar ligeramente doblado hacia adentro, para conservar mejor los aromas.

Además, debe ser transparente para apreciar los colores del vino, poseer una buena base para mayor estabilidad y un pie suficientemente alto para poder tomarla de éste cómodamente para no calentar el vino con nuestras manos. Éstas, digamos, son generalidades básicas al momento de querer tener copas para vinos.

Pero lo más importante de estas copas es brindar, ¡claro que sí!, sentarse con amigos, con la familia, con gente que conocemos en una cata, en una cena-maridaje y brindar incansablemente.

Que las copas suenen al chocar suavemente -aunque las reglas de etiqueta digan que no- y que con ese sonido nos hablen de la alegría; que haya risas y emociones, y que el vino nos regale, a la par de sus colores, sabores y aromas, momentos para disfrutar plenamente.

Vino de Piedra

Hoy quiero reseñar a Vino de Piedra y lo hago con un punto y aparte; éste es un caldo ícono de la zona de Ensenada, del Valle de Guadalupe, hecho por un gran enólogo que ya les he nombrado: Hugo D’Acosta.

En esta ocasión disfruté la cosecha 2009 que está conformada por tempranillo y cabernet sauvignon, con un predominio de la primera.

Ábranse para tomar este vino; hay que entender sus expresiones y su gran personalidad; hay que saber que la tierra -específicamente San Antonio de las Minas- le ha dado sus características y que la mano de Hugo ha puesto en él su firma.

Déjenlo evolucionar una vez abierto, destapen la botella con anticipación, y una vez en la copa bébanlo pausadamente para que siga abriéndose y poder notar cada cambio en esa evolución. No duden en comer un buen trozo de estofado de short rib especiado, cocido lentamente con verduras y en sus jugos, para acompañarlo.

Y si deciden guardarlo, este vino esperará pacientemente para también darles lo mejor de sí más adelante.

Lo tomo brindando por Ensenada, por el Valle de Guadalupe, un hermoso lugar que tiene México, por el cual todos los productores han luchado mucho para verlo crecer y desarrollarse.

Un valle que en la actualidad está “preocupado” porque hay proyectos para cambiar su uso de suelo y destinar una zona, que hoy es de producción, para la construcción de viviendas y complejos, algo que cambiaría mucho la fisonomía del lugar.

Imagínate que si pasara algo así sería, metafóricamente hablando, como si compraras una botella de un muy buen vino, que te costó mucho y la adquiriste con gran esfuerzo, que aún no está lista para tomarse, pero que cuidaste los años necesarios, respetando sus tiempos y necesidades, y el día que la abres con cuidado, la comienzas a servir y apenas empiezas a saborearla, aparece alguien, y sin más la derrama completamente frente a tus ojos, y ese tesoro que tanto cuidaste se escurre de tus manos sin posibilidad de recuperarlo.

Algo así, desde mi punto de vista, es lo que sucedería si esto cambia. Pero confiemos con que no sucederá. Mucha gente, empezando por los productores, está luchando porque no ocurra, “porque esa botella siga a salvo para disfrutarse”.

The Bean-Mooiplaas

·Este vino sudafricano de uva pinotage, de color púrpura oscuro, es muy particular especialmente por sus notas de café y mocha, y les puedo decir algo: si se siente y se aprecia es una gran sorpresa, que lo hace un vino distinto y particular.

·Si eres aficionado al vino podrás disfrutar de estas características sin comer nada, pero en ocasiones puedes pedir un acompañamiento, y se me viene a la mente un buen pollo en mole con sus notas de chocolate empatando con los toques de café de este vino.

Santa Julia Fuzion Torrontes

·Nunca está de más un vinito blanco. Si bien yo tomo mucho tinto, Monterrey con sus calores es una ciudad perfecta para los blancos y los rosados que refrescan agradablemente.

·En este caso, este vino de uva torrontes -a cual ha “echado” fuertes raíces en Argentina- elaborado en Mendoza nos deja aromas florales, toques cítricos y, también, muy leve dulzor final. Me agrada el torrontes.

dante.ferrero

 

La Contra Vinos
El Vino visto diferente
Moctezuma 623, Zona Centro
(646) 178 8213/ 156-5260
Ensenada, B.C.
www.lacontravinos.com
vinoslacontra@gmail.com

 

 

Por Un Valle de Verdad. Si al Vino Mexicano. por Hugo D´Acosta

octubre 25th, 2013  | 

NO al cambio de Uso de Suelo en el Municipio de Ensenada respecto a sus Áreas Rurales Agrícolas- NO a la modificación del Programa Turístico del Valle de Guadalupe SI al Vino Mexicano. Por un Valle de Verdad  por Hugo D´Acosta

Escribe una Calaverita sobre el Vino Mexicano y concursa !!!

octubre 25th, 2013  | 
1382898_10151983134921812_1778029915_n
 
Concurso: Celebra a los muertos con una calaverita
 
Escribe una calaverita referente al vino mexicano, súbela al Facebook de La Contra, las 3 más votadas recibirán certificados de regalo canjeables en el Restaurant Del Parque.
1er. Premio: 1 pizza y 2 copas de vino
2º.  Premio: Comida corrida para 2 personas
3er. Premio: Una copa de vino o una cerveza artesanal.
 
Fecha límite al 31 de Octubre.. Los ganadores recibirán sus certificados de regalo el 1º. De Noviembre..
La Contra Vinos
El Vino visto diferente
Moctezuma 623, Zona Centro
(646) 178 8213/ 156-5260
Ensenada, B.C.
www.lacontravinos.com
vinoslacontra@gmail.com
 

Este 1o. de Noviembre Celebra a los muertos en LA CONTRA

octubre 23rd, 2013  | 

Próximo 1 de noviembre a partir de las 20.00 hrs.  ven a La Contra a disfrutar una velada mexicana en honor a todos los muertos. Música en Vivo con Fritzzon La Trova

 
Vinos La Contra
Moctezuma 623, Zona Centro
(646) 178 8213/ 156-5260
Ensenada, B.C.
www.lacontravinos.com
vinoslacontra@gmail.com
 

Mi participación en el mundo del vino por Hugo D´Acosta

octubre 21st, 2013  | 

Mi participación en el mundo del vino.

Fuente: Blog Hugo D´Acosta

Mi participación en el vino es resultado de un sinnúmero de eventos conscientes e inconscientes, algunos de ellos buscados, pero la mayoría fortuitos. A  través,  de lo que llamo mi vida.

Un día, así como así, me encontré  enfrente de alguien. Un maestro que tuvo en sus palabras la habilidad de despertar en mí una mezcla de intriga y curiosidad por la uva y todo lo que se asociaba a ella. Ese día inicie mi recorrido hacia el  vino. Poco a poco paso de querer  conocer de vinos¨  pase a ¨hacer vinos¨.

Para mí, el vino mexicano es un representante de nuestro mosaico cultural. Es además, una actividad que expresa en mucho el México moderno, contemporáneo, de propuesta, de empuje. En Baja California esta actividad tiene un momentum  único casi caótico. Aunque su escala, referenciada a la Viticultura Mundial lo descontextualiza. Esta región es hoy, probablemente una de las  zonas de mayor riqueza en su propuesta vínica; la variedad de actores, uvas, zona y contexto, hacen una matriz con una oferta muy rica. Podemos decir, que a pesar de nuestro trompicado recorrer  histórico, es este momento,  el que presenta por mucho la mayor dinámica enológica para  el vino mexicano. Sin embargo, habría que ser prudentes y no echar a volar campanas triunfalistas, no debemos de olvidar que este movimiento requiere de las siguientes generaciones para su consolidación.

Creo que como consumidores debemos aprovechar en el vino mexicano su aportación y enriquecimiento  al resto de la oferta mundial, Hoy nuestros vinos son una propuesta, de variedades, estilos, sabores y orígenes. El vino mexicano es por su sazón un producto que enriquece la oferta de sabores. Nuestros vinos sabiendo a México, diversifican la propuesta enológica mundial.

Creo que los avances más significativos del vino mexicano, hasta este momento, es la depuración de su personalidad y carácter,  Su presencia y penetración en el México contemporáneo y su relación con   nuestro orgullo a la  Mexicanidad. Veo con emoción,  nuestros vinos presentes cada vez más en las mesas y celebraciones de las nuevas generaciones.

Cada vez que se consolida un producto de origen, la cultural culinaria se ve enriquecida, no solo por el producto mismo, sino por lo que a través del conocimiento de  los productos de origen se genera. La presencia del vino mexicano es una pieza que refresca, enriquece y solidifica nuestro patrimonio culinario.

Los enólogos somos un elemento ocasional del trinomio, sitio-planta-hombre. Y tenemos por tanto,  el compromiso de ser  portadores del aprendizaje adquirido en el tiempo, Nuestra responsabilidad es en gran medida la conservación, promoción, evolución del vino y su actividad. Aunque no hay que olvidar que siendo la elaboración del vino un oficio, es acción y beneficio de cualquiera que lo ejerza, su formación y evolución.

Hoy el vino ha vivido una dinámica mundial que en pocos años ha cambiado la percepción del consumidor a nivel mundial, haciendo un  mercado receptivo, competido y muy cambiante. Nuestro mercado evoluciona con las propuestas que nos llegan. El vino mexicano forma parte de esa propuestas, no es la única, aunque si es una de alta identidad. El reto es que nuestros vinos formen parte de nuestro bagaje y día a día acercarlos a lo cotidiano, a nuestro quehacer, a nuestra manera de vivir y de comer.

Quiero en esta introducción que mi relación con el vino es indisociable, de mi mismo, mucho de lo que soy se lo debo al vino, no me imagino lejos del vino. Me interpreto a través del vino. El vino es el elemento de mi contexto.  Yo creo que el vino es una actividad humana, incluyente que en una zona se enriquece a mediada que los actores en su conjunto participen intercambiando las vivencias. No existe zona si su conjunto no forma parte integral e indisociable del que hacer.

La cultura vitivinícola de una zona se reconoce cuando sus miembros la viven y comparte en espacio, tiempo y forma.

Tacha es lo de Hoy.. Hugo D´Acosta

octubre 21st, 2013  | 

(2)Tacha es lo de hoy 

(refrito)

Fuente: Blog Hugo D´Acosta

Este articulo, lo escribí ya hace un par de años, producto de un frustrado registro de marca ante el IMPI. Lo incluyo en el blog, para los que aquella ocasión no les tocó. Gracias…

Hoy quiero compartir con ustedes una experiencia que me puso a reflexionar sobre lo que quizá sea uno de las decisiones mas difíciles en el proceso creativo de un enólogo. ¨El nombre que se le pone a un vino¨. Increíble pero cierto, ponerle nombre al vino que uno hace es aunque usted no lo crea una decisión mayor. Este acto que pasa por innumerables y diversos ¨pensamientos¨  que una persona puede tener, no termina de sorprenderme. Conozco colegas que se debaten entre el nombre de sus seres amados y la alcurnia que los protege de este mundo mundano y a veces tan ordinario, otros hacen referencia a ligas históricas o grandes nombres monumentales, sean haciendas, villas, Chateau o cualquier otro símbolo de alta arquitectura. Afortunadamente también hay muchos que lo toman por el lado amable y simplifican en una palabra tan elocuente e intenso proceso. En esa categoría recuerdo la palabra ¨palabra¨. Nombre con el que bautizo su vino mi amigo Adrián. Supongo que con ese nombre, el buen Adrián quería dejar en claro que la palabra tiene diferentes significados e interpretaciones casi equivalentes a lo variado que le sale su vino año con año.

En esto de los nombres, no hay limite, todo lo que se nos pueda ocurrir es susceptible de ¨llegar a una etiqueta¨. Aquí se puede conjurar ciencias exactas u ocultas, literatura clásica o postmoderna. Créanme  no hay limite. Una vez que esto sucede – quiero decir- que uno (yo o el  o de quien estemos hablando) se atreve a escoger  una palabra que representará a nuestra atrevida enología embotellada¨, hay que pasar por lo que en este evolucionado mundo occidental nos protege de esta ola de imitadores, falsificadores, papás piratas o inspirados oportunistas. ¨registrar la marca¨, un pomposo acto  ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial y rogarle a Walter Mercado que no exista en la exotérica República Mexicana algo que se parezca, suene, o simplemente pudiera prestarse a confundir a nuestros pobres y desprotegidos consumidores. Se imaginan que mi amigo ¨el tepo¨ con el que platico en San Antonio de las Minas se encontrará un vino tinto gran reserva de marca ¨Tonaya¨,  que  !peligroso!. Seria un verdadero abuso que ¨el tepo¨ confundiera su fiel mezcal con alguna otra bebida poco adulterada.

Si usted cree que ahí termina la insospechada aventura, pues no. Hoy tenemos además para  fortuna de todos los que nos toco celebrar el tan sonado y merecido Bicentenario, con torre de luz incluida (espero que lo de bi no se mal interprete), funcionarios que no solo proteger la intelectualidad de este país, sino que al mismo tiempo. De revisar con esmero las posibles confusiones entre la lingüística y las marcas. Están dispuestos y atentos a cuidar la moral y las buenas costumbres de los habitantes.

Aquí relato los hechos vividos en carne, mejor dicho marca propia.

Fe de hechos (o como se diga): yo Hugo, de apellido D´Acosta, 6 de una familia clase mediera, reconozco que hasta hoy no soy aficionado a las drogas (antes de tirarme al consumo, estoy esperando a que legalicen el té verde) manifiesto bajo protesta de decir verdad ( como doctor house)¨:

1)   Que gracias al escrito recibido de Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, me entero de que existe una droga (en el bajo mundo) que se conoce con el nombre de ¨tacha¨.

2)    Que agradezco la sapiencia y experiencia en psicotrópicos de la Lic. Patricia Eguía Pérez que no solo amplio mi vocabulario sino que además, me protegió de no andar en boca de terceros con murmullos de ¨enólogo pervertido e inmoral¨

3)   Que he escuchado innumerables veces la palabra ¨tacha¨, en esta bella parte de México de maestras de jardines de niños y desprestigiadas guarderías subrogadas.

4)   Que los niños que yo conozco sean de guardería subrogada, privada u operada por nuestro inmaculado IMSS, no se quieren sacar ¨una tacha¨ ni en la escuela, ni en las tareas, sean estas de carácter académico o domestico.

5)   Que nunca fue, ni ha sido mi intensión hacer cualquier tipo de propaganda a los malos con quien tan ferozmente nuestro gobierno se debate.

6)   Que Con el fin de salvar mi desprestigiado quehacer profesional buscaré que los fieles consumidores de esta antes rosada y hoy sonrojada bebida, la pidan con la frase ¨me traes una botellita del innombrable.

Out off record

Mi reflexión personal

Para ponerle nombre a unos de mis vinos, lo primero que hago, es el vino, luego lo pruebo y lo pruebo y finalmente con este cúmulo de experiencias imagino, sueño¨.

Tacha es el bello nombre que encontré para definir un vino rosado que se hace ¨manchando¨ con las cáscaras,  el jugo de la uva. Busque, investigue y esto es lo que encontré:

¨Tachismo¨
El nombre procede del francés “tache”, mancha, y fue utilizado en 1954 para designar a una pintura que emplea manchas y manchones de colores.
Algunos críticos le denominan “Art Autre” con el fin de designar a una pintura que debería diferenciarse de cualquier otro género preexistente.
Valora la expresividad del artista y su proyección psicológica en la obra artística.
Es una pintura en la, que se anula, todo tipo de estructura formal o conceptual y que no se somete a ningún principio teórico.
No se encuentra en ella forma alguna que recuerde al mundo exterior ni objeto inventado.

~- Jean FAUTRIER (1989-1964)

Segunda Reflexión

Después de tan ilustrativo capitulo con nuestras autoridades me recuerda, refresca y reafirma el nombre que lleva el proyecto donde no solo hacemos ¨tachas¨ sino también los vinos: Tinta del Valle, Portada y bueno –que decir de SINONIMO –  Que por supuesto con el criterio tan desarrollado de los guardianes de la propiedad y buenas costumbres, seria un suicido autorizar un vino que lleva por nombre una palabra que según el diccionario de la real academia Española (que seguro es el diccionario de cabecera de la institución) refiere esta como:  Adjetivo, dicho de un vocablo o de una expresión: que tiene una misma o muy parecida significación que otro¨.! Se pueden imaginar! ,  sería en una sola autorización,  poner en riesgo el trabajo responsable y serio de nuestra carmelita con zapatos protectora de la propiedad y el mas allá. Si no que, además, anularía el trabajo de todos los funcionarios presentes o anteriores.   ¨Acrata¨ (sin gobierno) por algo será.

Tercera reflexión

Los nombres que son irregistrables están protegidos en si mismos, me recuerda a mi siempre presente e insustituible compadre Toño Badan que me decía; compadre las sociedades o asociaciones tiene que ser de palabra, tienen que ser virtuales para quitarle la tentación  a todos estos hijos de.. a que se la roben o la secuestren.

+ el oficio de IMPI es el # 117168 expediente 1100956

En el mundo del vino hay de ¨cristales a cristales¨ Hugo D´Acosta

octubre 21st, 2013  | 
En el mundo del vino hay de  ¨cristales a cristales¨.
 
Este artículo lo escribí pensando en mis amigos restauranteros, que muchas veces tiene que dar respuestas solidas a sus comensales.

La asociación de las palabras vino y cristal, va mas allá de una cuestión de consumo y de servicio. Hoy no hablare de ni grandes copas que ostentan pomposos nombres de sus creadores, ni de sofisticados decantadores con formas estéticas. El tema es ¨los verdaderos cristales del vino¨.    

Seguramente les ha pasado alguna vez que les sirvan un vino con unos sedimentos que parecen ¨cristales de azúcar sin disolver¨. ¿Qué es este sedimento?. ¿el vino esta malo?, ¿debo de regresar el vino?.  Ante estas preguntas que muy frecuentemente escucho, trataré de dar alguna explicación convincente.

A diferencia de otros países, productores de vino. Hoy es común, encontrar en algunos de nuestros mexicanos caldos, principalmente blancos y rosados, la presencia de precipitados más o menos importantes. Estos sedimentos como ya dijimos, semejan a ¨cristales de azúcar no disuelta¨. Pues aunque usted no lo crea, hasta hace no mucho tiempo, en la mismísima Francia, este ¨particular precipitado¨ era conciderado un símbolo de calidad¨.¿Que hizo cambiar esta situación?. ¿Por qué hay quien los considera un defecto?. Incluso, hay algunos bebedores inexpertos que piensan que el vino no sirve. Para responder a todo esto, debemos de reconocer que el vino, la manera de hacer vino. Pero sobretodo, la manera de entenderlo, ha cambiado y sigue cambiando vertiginosamente: Anteriormente, hace algunos años, nuestro quehacer vínico se centraba principalmente y podría incluso atreverme a decir; exclusivamente, en ¨elaborar vino¨, apoyándonos en practicas que favorecieran el ¨sabor¨del vino y no tanto su apariencia, no porque esta última no importara, más bien, porque el vino y su elaboración se ¨llevaba¨ acompañando la naturalidad de su proceso. Como en otros quehaceres la tecnología, pero principalmente la importancia que ha tomado sobre todos nosotros ¨la apariencia¨. Una especie de ¨diosa¨ del nuevo siglo cada vez mas venerada, ha hecho cambiar irremediablemente nuestros valores de percepción y sin duda está detrás de que estos naturales precipitados, sean vistos hoy por muchos como un defecto y como consecuencia, vayan desapareciendo en las botellas de algunos países. En México, hay actualmente una corriente de productores que apostamos a la elaboración de vinos más ¨naturales¨, menos manipulados, evitando en lo posible ¨grandes estabilizaciones¨. Este movimiento rescata para si, el nombre histórico de tan singular precipitado que como dijimos aparece de forma natural en los vinos no estabilzados: ¨los diamantes del vino¨. Creo que es importante mencionar que en los países tradicionales: Francia, España, Italia, Alemania, etc. La aparición de estos ¨diamantes¨ en vinos blancos y rosados jóvenes, hasta no hace muchos años, se relacionaba con una excelente cosecha, y su sola presencia en el líquido ¨garantizaba¨ que  la uva de la cual habíamos obtenido nuestra bebida, provenía de una fruta de maduración óptima.

Ahora, ¿de donde vienen estos ¨diamantes del vino¨?:

La uva esta compuesta de un muy significativo número de substancias, que han hecho de esta fruta ¨él ingrediente¨ más complejo y sofisticado que ha acompañado al hombre en su ¨civilizado¨ caminar. Dentro de estás substancias hay una familia que para nosotros los que elaboramos vino, es de suma importancia: los ácidos, compuestos naturales sintetizados por la planta durante su complejo proceso de maduración. Dentro de la familia de los ácidos, existen dos que se producen íntegramente en la planta y que por lo tanto encontramos en el vino: ácido málico y acido tartárico. Este último es el autor de tan controvertidos sedimentos. A favor de nuestro incomprendido ácido tartárico, me gustaría decir que se forma naturalmente en las bayas de la uva, es normalmente el principal ácido que contiene el vino y su concentración prácticamente, no se ve alterada  durante la fermentación (como sí ocurre con otros ácidos de la uva, málico y cítrico).Esto es debido a  que ni las levaduras ni las bacterias lácticas o acéticas en condiciones normales son capaces de degradarlo. Así pues en un vino terminado, el ácido tartárico se encuentra en equilibrio entre sus dos estados principales: estado ácido y estado de salificación. Las sales del ácido tartárico son básicamente dos, el tartrato neutro de calcio y el bitartrato de potasio. Ambas precipitan fácilmente y cuando el vino se enfría se forma los  ¨famosos cristalitos¨ a simple vista. Por este motivo, si uno quiere evitar su presencia hay que someter al vino en cuestión a un proceso de estabilización ¨en frío¨, que consiste en bajar la temperatura del vino entre unos -2 a -6ºC por un período de algunos días para de esta manera ¨forzar¨ la precipitación de sales del ácido tartárico que de otra manera precipitarían en la botella.

Los cristalitos que aparecen en el fondo de la botella, o en la barriga o justo en el cuello adheridos al corcho, son eso: cristales, ¨diamantes del vino¨. En esos casos, los vinos no han sido estabilizados. Por supuesto que estos cristalitos, debidamente retirados con una pequeña decantación o simplemente con la medida de no servir las últimas gotas del vino, es suficiente para no ¨enturbiar¨ la degustación del vino.

Como un día me dijo un enólogo que de esto sabe mucho. Los vinos que tienen precipitados han de vender la naturalidad del vino, el no-intervencionismo.

A mis amigos restauranteros les diría que la próxima vez que un comensal les pregunte:  ¿que es eso que se ve dentro de la botella?. Contesten con naturalidad ¡ah!,¡esos!, son los diamantes del vino¨, no se preocupe, que esos van por cuenta de la casa.

EL VIÑAMELON por Hugo D´ Acosta

octubre 18th, 2013  | 

EL VIÑAMELON

Fuente: Blog  Hugo D´ Acosta

 

El viñamelón.
Mi nombre, la verdad prefiero guardarlo para mi, los que me conocen me dicen el viñamelón. Yo no me ¨agüito¨. Mi papá que en paz descanse,  siempre me dijo: hijo, si los que te quieren te ponen un apodo que no te gusta, no hagas caso, lo importante es que te quieran. Hoy gracias a la invitación que me hizo mi amigo Hugo, inicio mi actividad de bloguero. A Hugo, yo lo conozco desde hace muchos años. Yo le enseñé a tomar vino y mucho de lo que ahora pregona es gracias a mí y a mis consejos. Hoy, respondiendo a su petición, quiero ayudarlo ¨como compas¨ en todo esto de la comunicación. Me parece que no está lo suficiente ¨INN¨ en esto del vino y las redes sociales. Así es que estoy dispuesto a gastar mi tiempo y compartir con ustedes todos mis conocimientos. Para que vean que no soy un improvisado en esto de las ¨aguaslocas¨,les cuento un poco de mi ¨back round¨. Mi abuelo que era muy amigo del papá de Pau Pijoan, desde antes de que yo empezara a caminar, remojaba mi chupón en unos claretes de Burdeos que le regalaban sus amigos, estos amigos de mi abuelo, importaban todo lo que se tomaban directo desde Francia. No es que fueran ¨malinchistas¨, lo que pasa es pues, qué lo que se encontraba aquí estaba bastante chafa. Mi abuela por su parte, que siempre estuvo al pendiente de mi, ¨ya sabes¨, esto de ser el primer nieto; remojaba todas las mañanas el croissant en el Marques de Riscal y me dejaba darle una ¨chupadita¨ (al croissant). Para que me entiendan que tanto traigo el vino en la sangre; yo hacia calimochos de lunes a viernes con ¨Châteaux Domecq¨ y las sangrías con un ¨Châteauneuf du Pape¨ que estaba  de ¨miedo¨ que le regalaba a  mi papa el tío Manolo. Como ven, lo mío, lo mío es el vino y con gusto se los comparto.
Bueno también tendré que agradecer este espacio, pues la verdad es que hasta este día, nadie había volteado a ver mis enófilas inquietudes. Mi relación con el vino es muy cuestionable y cuestionada. Sin embargo, estoy seguro que con un poco de imaginación y tolerancia de ustedes, algo debe de quedar. Por favor ¨twiteame (del verbo dejar de ser looser). Tú y yo tenemos el mismo perfil .
Lo primero que me pidió mi amigo Hugo, aprovechando que ahora se volvió mi hospedero cibernético, es que le eche la mano a su esposa con eso de las ¨tienditas¨. No sé porqué están empeñados en vender puro vino mexicano. La verdad es que no se cómo decirle que pues tanto vino de Baja California, como que no va. De entrada mis amigos y yo, estamos súper acostumbrados pues, a los vinos de Rioja y Ribera del Duero. Mi suegra, que le gusta mucho el vino, siempre que va a la casa, nos lleva unos vinos chilenos que están saliendo buenísimos. Y yo con mis papás me gusta tomar de su cava unos ¨Beaujolais 2004¨ que  están en su punto. De cualquier forma estoy dispuesto a ayudarlos, creo que poco se irán dando cuenta de lo importante que es tomar vino Importado. Nada más para qué vean de que estoy hablando, la semana pasada, mi mujer encontró un vino que a mi me gusta mucho, y que es muy difícil de encontrar: Burdeos tinto, francés. Pues mi vieja que siempre sabe cómo darme gusto, compró en Soriana y de oferta; pagabas 2 y te llevabas 3. Así como quieren estos muchachos de la artnoc, vender; ahí habría que hacer unas ofertas realmente atractivas para competir con los autoservicios. No sé cómo a ellos que les gusta asociarse con medio mundo, porqué no poner un ¨refri¨ de leche y jugos  ¨bio¨ , para generar circulación, bueno mas bien flujo, porque pura circulación sin que dejen billete, como que no es mi onda. Otra opción es poner un apéndice de ¨block boster¨ : yo si iría a rentar una ¨peli¨ , me llevaría unas palomitas de esas que se cocinan en el ¨microwave¨, una botellita de convertible rosa, ¨pa´¨ acabar de convertirme y ya se armó la tarde. Creo que hay mucho por hacer y como les dije antes, le voy a echar todos los kilos para que este tema del vino se ponga de moda. Yo sé que no todo mundo tuvo la suerte de tomar vino desde chiquito y la verdad no es justo que por que estás jodido no te des un gustito. Bueno si te gusto mi onda, te pido le des un ¨like¨. (131015).

15 Añadas de Casa de Piedra.. Felicidades !

octubre 16th, 2013  | 

1375663_10151961789836812_1017297439_n

1375662_10151895705853855_1097541143_n

15 Añadas de Casa de Piedra..  Felicidades !!!
Vinos La Contra
Moctezuma 623, Zona Centro
(646) 178 8213/ 156-5260
Ensenada, B.C.
www.lacontravinos.com
vinoslacontra@gmail.com